“Cómo los ricos destruyen el planeta”, de Hervé Kempf

La visión del mundo de las clases dirigentes, que consiste en pensar que la única vía imaginable es aquella que conduce a acrecentar más y más la riqueza, no solamente es siniestra , también es ciega.

Es indiferente, da la degradación de la mayoría de las condiciones de vida de hombres y mujeres y consiste en dilapidar las posibilidades de supervivencia de las generaciones futuras.

Nos encontramos en un momento de la historia que plantea un desafío radicalmente nuevo a la especie humana: su dinamismo prodigioso colisiona con los límites de la biosfera y pone en peligro su porvenir. Vivir este momento significa que debemos encontrar los medios de reorientar esta energía humana y esta voluntad de progreso.

Es un desafío a la vez magnífico y temible. Hervé Kempf es un reconocido periodista especializado en el medio ambiente. Trabajó en Courier International, La Recherche y desde hace años es un referente de peso en el prestigioso Le Monde.

Para el autor de este libro en el que ha seleccionado y organizado lo mejor de su reflexión sobre el tema, no se resolverá la crisis ecológica sin antes atacar la crisis social. Hoy es la oligarquía quien controla las finanzas, la economía y la política, además de los medios de comunicación en el mundo, la que amenaza el planeta.

Su lectura es fascinante por lo bien informada y bien contada. Me limitaré a enunciar algunos capítulos que es imposible no leer, lápiz en mano.

La catástrofe, ¿y ahora? Algo nunca visto desde los dinosaurios. El planeta ya no se recupera. Hacia el shock petrolero. Crisis ecológica, crisis social. Globalización de la pobreza. Los ricos, cada vez más ricos. La oligarquía mundial y ciega. La miseria ecológica. La secta mundial de los insaciables. El crecimiento y el aumento de la producción no son necesarios.

Y como postre: “La coartada del terrorismo”, impresionante. Celebremos el día de los “empleados de los organismos de seguridad”, de gran perspicacia y documentación. Criminalizar la oposición política. Hacia una vigilancia integral. Y el devastador “El capitalismo ya no necesita la democracia” que sólo es superado por algo que intuimos cada vez que ocurre alguna desgracia y la oposición se lanza a degüello: “El deseo de catástrofe”.

Para concluir estas crónicas impresionantes con “La época de amargas renuncias que nos espera”.

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias

Hervé Kempf: “La clase que está en lo más alto define el modelo de consumo para toda la sociedad”
Por: YVKE Mundial Fecha de publicación: 18/12/09

Credito: YVKE Mundial

El autor Hervé Kempf del libro Cómo lo Ricos Destruyen el Planeta habla sobre el mensaje que lleva al público en su obra.

En la enorme sala de prensa de la Cumbre del Clima de Copenhague había este miércoles un periodista francés al que muchos colegas se acercaban para darle unas palmaditas en la espalda y bromear con él. Se trata de Hervé Kempf, enviado especial del diario Le Monde y un veterano de estas conferencias. Se había convertido en noticia, pues el presidente venezolano Hugo Chávez acababa de citar en el plenario su libro Cómo los Ricos Destruyen el Planeta.-

Usted afirma en el libro que la actual estructura económica condiciona negativamente las metas de la ecología.- Si. Es que si queremos resolver la crisis ecológica hay que reducir las desigualdades.- ¿Qué destacaría de esta relación?-

Como explicaba el economista Veblen, en muchas sociedades los individuos están en rivalidad ostentatoria, es decir, buscan manifestar que son superiores y más chic. Pero, a la vez, los de una capa social más baja encuentran su modelo para vivir en la clase superior. Esto significa que la clase que está en lo más alto define el modelo de consumo para toda la sociedad.

¿Qué pasa en un mundo que es extremadamente rico y a la vez desigual?

Pues que se ha tomado como ejemplo para todos un modelo de sobreconsumo basado en coches enormes, ropas lujosas, gadgets por todas partes… Esto empuja a una crisis ecológica.-

¿Qué tiene que ver esto con la cumbre de Copenhague?-

Ésta es una de las razones por las que creo que esta conferencia corre el riesgo de acabar en fracaso. Lo escribí en septiembre: si la cuestión de la desigualdad no se ponía sobre la mesa no habría acuerdo. No se puede decir a la gente “hay que salvar el planeta” sin explicar al mismo tiempo que hay que cambiar de sistema, de economía, de costumbres.

Fuente: http://shiandalus.blogspot.com/2009/12/como-los-ricos-destruyen-el-planeta-de.html

Anuncios